Críticas

eugeniaiturria@hotmail.com

 

Diciembre 2008

 

Es desde lo circular donde lo embrionario toma vida. Curvas y rectas pujando por su supremacía, así la forma.

Es en este juego en donde Maria Eugenia Iturria parece encontrar el desafío constante de la imagen que busca su propia identidad.

Las obras están realizadas en medianos y grandes tamaños en  óleo sobre tela, con un fuerte trabajo de texturas en los fondos.

En las obras de  Maria Eugenia  Iturria, joven artista de la ciudad de Mar del Plata, el cuerpo se debate entre la estilizada manera de revalorizar sus formas y la transmisión de una atmósfera en donde el amor, la soledad, los miedos y las alegrías se expresan a través de  la cristalina mirada de sus personajes blanquecinos y lampiños, arquetipos de la fragilidad y pureza del alma humana.

 

Karina Paradiso

------------------------------------------------------------------

Marzo 2008

 

 La pintura abstracta y la música se distinguen por poseer un rasgo común: ambas pueden ser entendidas y comprendidas con la máxima libertad. Dado que no pueden observar, con respecto a sus temas de origen, ningún elemento estrictamente formal. La autora de estos cuadros lo sabe a la perfección, porque entre varios episodios abstractos intercala uno o dos figurativos. Y esto, en un pentagrama, equivale a componer un fragmento sinfónico seguido de otro monofónico.

Hay, en las telas de Eugenia Iturria, riqueza imaginativa debida a una inspiración múltiple y acendrado respeto por el equilibrio de la composición, que nunca responde a motivos personales, sino que (y esto sin perder un ápice de su originalidad) satisface la íntima necesidad de generar un trabajo estético de elevada calidad.

 

César Magrini

Escritor y Crítico de arte

 

------------------------------------------------------------------

 

Mar del Plata, 20 de Abril de 1999

 

Nos encontramos frente a la obra de una artista de gran ductilidad creativa. Nos va introduciendo en un mundo cálido y sensual, donde la forma y el color se combinan y surgen de lo más profundo del alma.

Y así llega al observador, estableciendo un puente, una comunicación precisa. Una suma de sensaciones que nos atrapa y nos introduce en un viaje indescriptible de la mente.

Cada obra de arte es única y el tiempo que transcurre al observarla es sumamente placentero. Veo una pintura franca, con personalidad y carácter, que se impone por si misma!

Se establece una comunicación inmediata. Los adjetivos son muchos y a veces se repiten, pero no por ello se cae en lugares comunes.

María Eugenia es una elegida y como los grandes, pinta con todo su ser, es la expresión total del alma que fluye y llega a felíz término.

Su pintura me atrapó, me ha provocado sensaciones y vibraciones interiores indescriptibles. Te agradezco TU arte y todo lo que le has dado a mi ser.

Daniel H. De la Vía

 

------------------------------------------------------------------

 

La Capital arte y cultura Mar del Plata, 5 de Abril de 1999

 

Creatividad, forma y color

 

La artista plástica marplatense María Eugenia Iturria propone en la galería de San Martín 2671 sus últimas creaciones en pintura y nuevamente haciendo gala de su indiscutible estilo, forma y color que el público de inmediato reconoce■

 

------------------------------------------------------------------

 

La Capital arte y cultura Mar del Plata, 16 de Diciembre de 1999

 

María Eugenia Iturria en Keops

 

Vivimos en el límite del vacío. Lo permitido y lo prohibido se han fundido y mientras nos pensamos amplios, transgresores y únicos, nuestra esencia se va perdiendo.

Pero lo diferente nos atemoriza como lo desconocido. Tratamos de hacer un personaje de nosotros y adoptamos posturas que muchas veces nos hacen caer en el grotesco. Así vamos dejando en un rincón del pasado: lo simple, lo cotidiano y lo espontáneo.

Hay quienes creen poder transformarse en artistas y se esfuerzan para trabajar sobre la imagen que pretenden de sí mismos, aunque tal vez los verdaderos creadores no elijan serlo. Si esto es así, no necesitan de ningún artificio que los justifique.

María Eugenia es así. Sin vender ninguna imagen falsa a nadie, con su pintura crea personajes que surgen de lo más profundo de su ser y los convierte en protagonistas de cuentos o fábulas misteriosas que deslumbran al espectador, haciéndolo viajar hasta el límite de su imaginación. Estos seres imaginarios, con toda la frescura cobran vida en el lienzo, atrapándonos a través de sus miradas y voluminosos cuerpos. La naturaleza que los rodea, tiene un perfume exótico. El misterio está en cada detalle.

¿Cómo logra todo esto María Eugenia? Principalmente con trabajo, sensibilidad y su paleta indistintamente alta o baja.

Su clave son los tonos saturados y colores inventados que están lejos de los colores puros.

Disfrutemos esta muestra sin condicionamientos. Tomémosla como nos la brinda su creadora. Ella expone  y “se expone” con toda franqueza e ingenuidad. No temamos sentir vértigo en esta propuesta, que esconde la fuerza de lo verdadero.

 

Mónica Samblotte

 

------------------------------------------------------------------

 

La realidad de Eugenia Iturria, apoyada en la pareja de hoy, donde los sentimientos no participan y los instintos animales prevalecen, ponen al amor en un estado primitivo, presentado en una fina y controlada gama, digna de  un oficio adulto, que le augura una brillante carrera mediante la entrega y dedicación que no conoce de bohemias negativas.

 

Juan Larrea